//
estás escuchando...
Desconexión, Raro, Recomendaciones

Un metrónomo electrónico: Metronomy.

A la hora de comprar un metrónomo, ese pequeño instrumento que te marca, con pitidos más o menos agradables, el tempo de una obra musical, tienes tres opciones:

  • Puedes ir de nostálgico y comprarte un metrónomo de esos mecánicos con una barrita que oscila de lado a lado. Corres el peligro de hipnotizarte con el vaivén de dicha barra y olvidarte de que en realidad estás tocando un instrumento. Eso sí, el tac tac de estos metrónomos “mola que te pasas”.
  • Por otro lado puedes ir de moderno y comprarte un metrónomo de estos electrónicos, que además de proporcionarte un pitido bastante poco sugerente tienen la opción de eliminar todo tipo de ruido y darte el ritmo con una lucecita. Muy útil si te sabes la partitura de memoria, porque si no ya me diréis vosotros como atiendes a la luz y sigues la escritura musical a la vez.
  • La última opción ya os la podréis imaginar. Es ir de “guay” y comprarte los dos para satisfacer los dos lados de tu vida, el “retro” y el “avantgarde”. Si te levantas sintiéndote algo antiguo, te pones el mecánico. Si te levantas con el feeling futurista, le das al pitido y a la luz.

Lo mismo o parecido pasa con la música en general. Te puede gustar el rock, la música clásica, el indie y el pop. Te pueden gustar todos a la vez, como nos pasa en este blog.

Incluso, sin saber muy bien por qué, te puede llegar a gustar Metronomy. Puede ocurrirte que los escuches y digas “¿pues vaya cosa tan rara no?”. Pero por inercia, la misma inercia que mueve la barrita del metrónomo mecánico, sigues escuchándolos. Y resulta que mira, al final, no te los pones a todas horas, pero los tienes como pequeño fetiche.

Algo parecido me pasó a mí. Hace ya unos años que una amiga, Mónica, me recomendó que los escuchara. Me puse su disco “Nights out” y la expriencia no fue nada mala. Escuché canciones como “Holiday”, “Heartbreaker” y sobre todo “Radio Ladio” y “A thing for me”.

Pero ahí se quedó la cosa. Un par de vueltas al disco y por unas razones o por las otras, no los volví a escuchar.

Hasta que a principios de este año me enseñaron su videoclip para “The Look”, canción de su último álbum “The English Riviera”, y aluciné tanto con la canción como con el vídeo. Esta canción me llevó a “The Bay”, segundo single del mismo álbum con un videoclip que nos traslada irremediablemente al verano (aunque parece que en algunos sitios el verano decidió trasladarse un mes y aún no ha terminado).

En definitiva, que no os voy a engañar, este grupete británico probablemente no se convierta en la banda sonora de vuestras vidas. Pero tienen canciones que merece mucho la pena escuchar y sobretodo, si os resistís a ello, al menos ved sus vídeos porque son dignos del mejor manicomio.

Por cierto, este metrónomo, es electrónico.

Comentarios

3 comentarios en “Un metrónomo electrónico: Metronomy.

  1. El video de A thing for me es una gozada! 😀

    Publicado por carlosc | octubre 3, 2011, 11:38 am

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: 2º Solsticio 2011 « ¿Se escucha? - diciembre 22, 2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dinos tu dirección de e-mail. ¡Prometemos no dársela a la CIA!

Únete a otros 29 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: