//
estás escuchando...
Necesidad de inspiración, Recomendaciones, Tarde de cervezas en el parque

Lily Allen

Y sí, efectivamente, aún no había hablado de mi querida Lily.

Así que, ¿qué mejor ocasión para celebrar nuestra entrada número 100?

Os presento a mi gamberra británica favorita.

Mi rebelde Lily, esa chica con aspecto de pija poligonera que recientemente se ha convertido en la abanderada de los modositos. La misma Lily que jugaba a la ruleta de la fortuna cada mañana cuando le tocaba elegir atuendo. Quién se lo iba a decir, a mi linda Lily, que se convertiría tan pronto en Lily Rose Cooper; que ampliaría la estirpe Allen con una mini-Lily que espero que sea tan auténtica como su madre.

Esa Lily que llevaba a cabo venganzas indescriptibles en su primer éxito: “Smile”.

Mi malvada Lily, que deseaba ser rica y famosa; que le daba igual todo lo demás cuando cantaba “The Fear” con ese aspecto pizpireto rodeada de color.

¡Ay! ¿Dónde está la Lily Allen que pensaba: “para que coño me voy a poner a decir tacos en una canción si la puedo llamar “F*c* You” directamente y c*g*r*e en todo el mundo de una tacada”. Y que coge y lo hace; y le queda bordada. Y que encima, para que las altas esferas de la censura en Youtube no pongan pegas, va y sustituye todos los “f**ks” por sonidos dignos de los mejores payasos de circo. ¡Al carajo con los pitidos!

Mi Lily… Con lo mala que tú eras… Si te declaraste fan de Elton John y hasta te hiciste pasar por chófer para secustrarle en “Who’d have known”. ¡Quién sabe si también te hacías pasar por fan de Elton John…!

Lily, ¡tú que enamoraste a todo un grupo de chavales que íbamos en viaje fin de carrera y te escuchábamos cantar “Not Fair” todas las noches en la tele de la habitación dónde infusionábamos nuestras mentes con los mejores espirituosos! Y eso que llamabas precoz al chico que protagonizaba la canción; y ya me entiendes de qué precocidad hablo…

De todas formas… Me lo debería de haber olido. “LDN” olía a chamusquina y a repollo con lazos; con esa felicidad porque “el sol brilla”, los pajaritos cantan y las nubes se levantan (esto último lo añado yo). Y además con “22” te empezabas a preocupar por tu destino, porque veías que las promesas de futuro se te iban…

Yo ya no sé si es que nos estabas vacilando a todos. Ni siquiera si todo era un papel que quisiste interpretar durante unos años; aunque visto que ahora te quieres dedicar a actuar, pues como para no planteárselo…

Lily, solamente te digo una cosa: ¡tú antes molabas!

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dinos tu dirección de e-mail. ¡Prometemos no dársela a la CIA!

Únete a otros 29 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: