//
estás escuchando...
¿Se escucha?, Buenos días, Calma no depresiva, Desconexión, Lectura, Necesidad de inspiración, Nothing to worry about, Paseo Campestre, Pelos de punta, Recomendaciones, Road Trip

Angus Stone, Julia Stone y Angus & Julia Stone

No suelo meter chapas descomunales. Al menos no como norma general. Pero hoy lo voy a hacer. Os lo podíais imaginar por el título de la entrada: un título largo y ante todo repetitivo. De hecho, posiblemente, la tónica de esta entrada va a ser en gran manera la repetición. Pero tranquilos, intentaré que no sea una repetición molesta, sino de las que gustan. Por eso quiero empezar recordando a Miguel, que ya habló en su día de Angus y de Julia en una entrada digna de recordar. He pensado muy mucho sí volver a hablar de estos dos hermanos; no quería montarme encima de las entradas de mi querido amigo; pero es que descubrí a Angus & Julia Stone hace relativamente poco y mi vida musical ha cambiado tremendamente desde entonces.

Angus & Julia Stone 1

No hace falta que a nadie le explique la influencia de la música en los estados de ánimo. Creo que ya he hablado largo y tendido sobre esto; cada entrada del blog va asociada a unos momentos concretos del día y de la vida y, además, cualquiera que escuche música asiduamente sabrá a qué me refiero sin necesidad de mis pseudo-lecciones. Pese a que no hace falta que lo explique, sí que voy a hablar del tema.

En los últimos tiempos (dos años quizás) había entrado en una vorágine de energía que amenazaba con convertirse en un abuso de recursos peor que el que atenaza a nuestro azul planeta. Cada mañana me levantaba con toneladas y toneladas de energía y entraba en una maratón por disiparlas durante el día con diferentes resultados según la ocasión. Llegué incluso a pensar que el proceso se realimentaba y que cuanta más energía tenía un día, más tenía al día siguiente. Cavilé la posibilidad de donar mi cuerpo a la ciencia; así, gratuitamente y sin mayor petición; con el único objetivo de ayudar al ser humano en su búsqueda incansable de una fuente de energía limpia e inagotable. Pero entonces ocurrieron varias cosas: una de ellas fue que aparecieron Angus y Julia; las demás os las cuento bajo pedido.

Lo importante sin embargo es que, como ya he dicho, aparecieron Angus y Julia; y descubrí la “calma no depresiva”.

La “calma no depresiva” se define como ese estilo de música que, pese a ser tranquilo, delicado y ligero, no deprime a quien lo escucha. Lo contrario a la “calma no depresiva” sería, por supuesto, la “calma depresiva”, y numerosos ejemplos de este nuevo estilo musical se encuentran fácilmente en el disco “1999” de Love of Lesbian”. Alguno aún recordará la tabarra que di durante largo tiempo con Santi Balmes y compañía y probablemente se extrañará de que ahora asocie a Love of Lesbian a este nuevo estilo musical. Una cosa no quita a la otra, pero Santi volcó tan bien su vida en ese disco que al final lograba trasmitir sus emociones a quien reproducía uno tras otro cada uno de los temas de aquel álbum. Así que tuve que dejar de escuchar Love of Lesbian porque anduve cerquita de entrar en barrena. Me pasó hace mucho tiempo lo mismo con el grupo del que, hasta ahora, puedo decir que he sido más fan en mi vida: Linkin Park. Lo que ocurre es que en el caso de estos, más que “calma depresiva”, lo suyo era el “tsunami depresivo”. Hay otro tipo de estilo al que podríamos llamar “calma selectiva”, a la cabeza del cual podríamos poner cualquier disco de música chill out; le pongo la coletilla de selectiva porque por mucho que el chill out calme, a mí me cuesta que lo haga si no estoy rodeado de palmeras, arena y del sonido del mar en la orilla; vamos que me relaja en ocasiones muy selectas. La conclusión que obtengo es que, a veces, me toca pararme a pensar qué estoy escuchando y a dónde me está llevando la música. Porque si no, como con todo, ocurre que te dejas llevar y resulta que hace 10 líneas yo estaba hablando de Angus y Julia y ahora ya no sé de qué demonios estoy hablando.

Por eso voy a intentar retomar a los dos hermanos y su “calma no depresiva”.

Lo cierto es que, un buen día, tras consejo de varias personas que me quieren muchísimo más que muchísimo y muchísimo más que más y después también de ciertas dósis de autoreflexión, me di cuenta de que era momento de aplacar ese volcán energético. Tener mucha energía estaba bien y lo sigue estando, pero no quería monopolizar el mercado. Así que intenté mover la palanca de cambios digamos de sexta marcha a cuarta y media. Y hete aquí que no sé qué magnífico día de no sé qué fantástico mes, a no sé qué oportuna hora ni en qué preciso momento del día, le di a reproducir (la música) allí donde ponía que el artista era Angus & Julia Stone. No he hecho nada mejor en muchísimos años (musicalmente hablando, claro, que mi vida tampoco es tan trágica). Os voy a explicar por qué:

Para empezar, he descubierto una digna rival de mi canción favorita, la cual, por si alguno no recuerda, es “Side”, de Travis. Dicha rival no es otra que “Yellow Brick Road”; siete minutos del mejor masaje auditivo; siete minutos de éxtasis musical. Lo único que le faltaría a “Yellow Brick Road”, para poder equipararse a “Side”, sería ser la representante de algún momento de mi existencia. Por otra parte he constatado que pueden existir dos genios en una misma familia y que además se compenetren a la perfección sin necesidad de shows estrambóticos al más puro estilo Gallagher. También he visto que me puedo enchufar un disco 762 veces seguidas y que no me duelan los oídos más tarde; creía que el record se iba a quedar para siempre en 536 vueltas. No sé si por pura casualidad, pero también me he dado cuenta, gracias a la parejita de hermanos, del tremendo potencial musical que existe en Australia; si no, no tenéis más que estar atentos al blog las próximas semanas. También he conseguido una magnífica banda sonora para ponerme por las noches al irme a dormir (aquí es donde el chill out y su “calma selectiva” fallaban a veces); y una melodía para escuchar todas las mañanas a modo de despertador de manera que no amanezca con el pie derecho (señores, yo soy zurdo y todo va al revés); por supuesto, ese despertador no es otro que “Yellow Brick Road” de nuevo. Y por último, y más importante, constaté que, cuando empiezas con Angus & Julia Stone, lo bueno es que de regalo te vienen Angus Stone y Julia Stone; vamos, que cada uno tiene su carrera por separado.

Han sido 5 meses y me da la sensación de que los llevase escuchando toda la vida. Estoy casi seguro de que se debe a que la calma ha llegado y el tiempo pasa más despacio y se saborea mejor. Por eso voy a enumeraros mis canciones favoritas con un poco de orden. El orden que ha seguido estos 5 meses la exploración de este dúo musical: primero vinieron los dos como formación, después me quedé a solas con Julia y por último, hace pocos días, empecé un viaje con Angus. De ese viaje, por cierto, estad muy atentos a una canción llamada “Four Seasons in One Day”, una versión de una canción de Crowded House interpretada por Paul Kelly y el propio Angus Stone. Os aseguro que, una vez que la escuchéis, ya no hay vuelta atrás.

Por último, pedir disculpas a Miguel por mi intromisión en sus pasadas entradas y a los que leáis este texto entero por haberos robado 15 minutos de vuestra vida para contaros cómo se calmó ligeramente la mía.

Aquí os dejo con ellos.

Angus & Julia Stone 2

_________________________________________________________________________

Angus & Julia Stone

_________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________

Julia Stone

_________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________

Angus Stone

_________________________________________________________________________

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Dinos tu dirección de e-mail. ¡Prometemos no dársela a la CIA!

Únete a otros 29 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: